Diecisiete nuevos sacerdotes y dieciocho nuevos diáconos de los Heraldos el Evangelio son ordenados en Sao Paulo, Brasil
mayo 19, 2019
¡Nuestra Señora Auxiliadora de los Cristianos!
mayo 22, 2019
apfattex

           

En esta primera aparición, Nuestra Señora pide a los 3 pastorcitos que vengan seis meses seguidos, el día 13, a la misma hora. Y dice que todavía vendría una séptima vez.

ovejchm

1917 - 13 de Mayo

primera aparición

"¿Queréis ofreceros a Dios para soportar todos los sufrimientos que Él desea enviaros, en acto de reparación por los pecados con que Él es ofendido, y de suplica por la conversión de los pecadores? A la respuesta afirmativa de los niños, Ella añadió: "Id, pues, tenéis mucho que sufrir, pero la gracia de Dios será vuestro consuelo". Fue al pronunciar estas últimas palabras ('la gracia de Dios ...', etc.), que abrió por primera vez las manos, comunicándonos una luz tan intensa, como reflejo que de ellas expedía, que nos penetraba en el pecho y en el más íntimo del alma, haciéndonos ver a nosotros mismos en Dios, que era esa luz, más claramente de lo que nos vemos en el mejor de los espejos. Entonces, por un impulso íntimo, también comunicado, caímos de rodillas y repetíamos íntimamente: 'Oh Santísima Trinidad, yo te adoro. Dios mío, Dios mío, te amo en el Santísimo Sacramento. Pasados ​​los primeros momentos, Nuestra Señora añadió: 'Rezad el Rosario todos los días para alcanzar la paz para el mundo y el fin de la guerra'. Y la Virgen se elevó serenamente, subiendo hacia el naciente, hasta desaparecer en el cielo. La celeste Mensajera había producido en los niños una deliciosa impresión de paz y de alegría radiante, de ligereza y libertad. Parecía que podían volar como los pájaros. De vez en cuando, el silencio en que habían caído era cortado por esta gozosa exclamación de Jacinta: - ¡Ay! ¡qué Señora tan hermosa! ¡Ay! ¡qué Señora tan hermosa! En las apariciones, la Virgen Santísima habló sólo con Lucía, Jacinta sólo oía lo que Ella decía y Francisco no la oía pero sólo veía.

Ya con la presencia de 50 personas en la Cova da Iria, los 3 pastorcitos vieron de nuevo el reflejo de la luz (a la que llamaban relámpago) que se acercó a la encina.

1917 - 13 de Junio

segunda aparición

La Virgen quería que volvieran el próximo día 13, que rezaran el Rosario todos los días y aprendiesen a leer. Lucía le pide que ella los lleve al Cielo. "Sí, a Jacinta ya Francisco los llevo pronto. Pero tú te quedas aquí algún tiempo. Jesús quiere servirse de ti para hacerme conocer y amar. Él quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. A quien la abrace prometo la salvación; y serán queridas de Dios estas almas, como flores puestas por Mí para adornar su trono. La Virgen anima a Lucía, diciéndole que nunca la dejará. "Mi Inmaculado Corazón será tu refugio y el camino que te conducirá a Dios." De nuevo, abrió las manos y les comunicó el reflejo de intensa luz, como sumergiéndolos en Dios. Y en la palma de la mano derecha había un Corazón rodeado de espinas que parecían estar en él clavados. ¡Era el Inmaculado Corazón de María ultrajado por los pecados de la humanidad, queriendo reparación! Esta visión pronto se desvaneció ante las vistas de los tres pastorcitos. Y Nuestra Señora, resplandeciente de luz, subió suavemente hacia el este, hasta desaparecer.

13jun

Lucía, hasta la tarde del día anterior, estaba resuelta a no asistir a la Cova da Iria. Pero al acercarse la hora, el viernes, se sintió impulsada por una fuerza extraña.

000417453Wo2

1917 - 13 de Junio

tercera aparición

Fue con los primos, a los que encontró en el cuarto, de rodillas, llorando y rezando pues no querían ir sin Lucía. Los tres niños, entonces, se pusieron en camino. Al llegar al lugar de las apariciones, se sorprendieron con más de 2.000 personas esperando el extraordinario acontecimiento. El padre de Francisco y Jacinta, el Sr. Marto, narró haber visto una nubecita grisácea sobre la encina, mientras el sol se oscurecía y soplaba aire fresco... "Quiero que vengan aquí el día 13 del mes que viene; que continúen rezando el Rosario todos los días en honor de Nuestra Señora del Rosario, para obtener la paz del mundo y el fin de la guerra, porque sólo ella les podrá interceder ". Y Lucía revela que Nuestra Señora les pidió sacrificarse por los pecadores y decir muchas veces, especialmente cuando hacían algún sacrificio: "Oh Jesús, es por Tu amor, por la conversión de los pecadores, y en reparación por los pecados cometidos contra el Inmaculado Corazón de María ". María Santísima revela, entonces, a los 3 pastorcitos la primera parte del secreto de Fátima: la visión del infierno; la segunda parte del secreto: el anuncio del castigo y de los medios para evitarlo. La tercera parte del secreto, permaneció desconocida hasta el 26 de junio de 2000. En esta fecha, ella fue divulgada por determinación de San Juan Pablo II. Nuestra Señora, entonces, se elevó hacia el naciente, hasta desaparecer en el firmamento. Al final de la aparición, según el Sr. Marto, le sucedió una especie de trueno.

En vísperas de la fecha, los 3 pastorcitos fueron secuestrados y mantenidos por 3 días bajo vigilancia por el administrador de Ourém, que quería arrancar los secretos a ellos confiados

1917 - 13 de Agosto

cuarta aparición

Así, no pudieron asistir a la Cova da Iria, el día 13 de agosto. Algunos de los presentes, en el lugar, testificaron el haber ocurrido el trueno, el relámpago y el surgimiento de una pequeña nube, ligera, blanca y bonita, flotando sobre la encina. Y que, después, subió y desapareció en el cielo. Liberados los niños y estando, el 15 de agosto, pastoreando en Valinhos, Lucía y Jacinto sintieron algo sobrenatural que los envolvía ... Y mandaron que Juan, hermano de Jacinta, fuera a llamarla. Lucía y Francisco vieron el reflejo de la luz como un relámpago y, apenas llegada Jacinta, la Virgen apareció sobre la carrasqueira. Ella quería que vinieran el próximo día 13 y que rezaran el Rosario todos los días. "En el último mes haré el milagro para que todos crean." prometió la Virgen. Mandó que se hicieran dos andadores para la fiesta de Nuestra Señora del Rosario con el dinero dejado por el pueblo en la Cova da Iría. El resto sería usado para ayudar en la capilla Inmaculado Corazón de María que mandarían hacer. Y, tomando un aspecto más triste, añadió: "Rezad, rezad mucho y haced sacrificios por los pecadores, que van muchas almas al infierno por no haber quien se sacrifique y pida por ellas". Y Nuestra Señora se retira en dirección al naciente, como en las otras veces. Durante largos minutos los pastorcitos permanecieron en estado de éxtasis. Se sentían invadidos por una alegría incomparable, tras tantos sufrimientos y temores

castill

En ese día, de 15 a 20 mil personas, y tal vez más, acudieron a la Cova da Iria. Todos querían ver, hablar y hacer pedidos a los niños para que los presentaran a la Virgen.

encina3

1917 - 13 de Setiembre

quinta aparición

Comenzaron a rezar el Rosario con el pueblo, hasta que en un reflejo de luz Nuestra Señora apareció sobre la encina. "Continúen rezando el Rosario para alcanzar el fin de la guerra. En octubre vendrá también nuestro Señor, Nuestra Señora de los Dolores y del Carmen, San José con el Niño Jesús, para bendecir el mundo. Dios está contento con vuestros sacrificios, pero no quiere que durmáis con la cuerda, llevadla sólo durante el día. Según el testimonio de algunos espectadores, con ocasión de esa visita de Nuestra Señora, como las otras veces, ocurrieron diversos fenómenos atmosféricos. Observaron "a una distancia de aparentemente un metro del sol, un globo luminoso, que pronto comenzó a bajar hacia el poniente y, desde la línea del horizonte, volvió a subir de nuevo hacia el sol. La atmósfera tomó un color amarillento, verificándose una disminución de la luz solar tan grande que permitía ver la luna y las estrellas; una nubecita blanca, visible hasta el extremo de la Cueva, envolvía la encina y con ella los videntes. Del cielo caían pétalos de rosas o copos de nieve, que se deshacían pronto por encima de las cabezas de los peregrinos, sin dejarse tocar ni cosechar por nadie. Aunque corta, la aparición dejó a los pequeños videntes muy felices, consolados y fortalecidos en su fe. Francisco especialmente se sentía transportado de alegría con la perspectiva de ver, dentr ode un mes, Nuestro Señor Jesucristo, como les había prometido la Reina del Cielo y de la Tierra.

Ya era el otoño. Una lluvia persistente y pesada convirtió Cova da Iria en un lodazal encharcando la multitud empapada de 50 a 70 mil peregrinos, procedentes de todos los rincones de Portugal

1917 - 13 de Octubre

sexta aparición

En cuanto llegaron los videntes, Lucía le pidió que cerraran los paraguas para rezar el Rosario. Y, poco después, hubo el reflejo de luz y la Virgen apareció sobre la encina. "Quiero decirte que hagan aquí una capilla en Mi honor, que soy la Señora del Rosario, que continúen siempre rezando el Rosario todos los días. "La guerra acabará y los militares volverán pronto a sus casas." Al pedido de sanación para unos enfermos y conversión a algunos pecadores, Nuestra Señora respondió: "Unos sí, otros no. Es necesario que se enmienden, que pidan perdón de sus pecados ". Y tomando un aspecto triste, Ella agregó: "No ofendan más a Dios Nuestro Señor que ya está muy ofendido". Y, abriendo las manos, las hizo reflejar en el sol. Y mientras se elevaba, continuaba el reflejo de su propia luz proyectándose en el sol

notifronttoma
58023

La promesa de la séptima venida de Nuestra Señora

En su primera aparición, la Santísima Virgen pidió a los tres pastorcitos que vinieran a la Cova da Iría seis meses seguidos. Y añadió: "Después volveré todavía una séptima vez". Se siguieron las seis apariciones, según el relato de la Hermana Lucía, quedando pendiente el misterio sobre la séptima aparición ... ¿Estará, ésta, ligada a la promesa del triunfo de su Inmaculado Corazón? ¡Este triunfo, sin duda, configura una suprema y altísima esperanza para los días de hoy! Fátima, queramos o no, se convirtió junto con la promesa "Por fin Mi Inmaculado Corazón triunfará" el punto de referencia esencial, indispensable, para nuestra vida y para el mundo contemporáneo. ¡Fátima, innegablemente, es la aurora del tercer milenio!

Pida su gracia a la Virgen de Fátima

coloque sus intenciones aquí:

Nombre y Apellido (requerido)

Ciudad (requerido)

Email (requerido)

Intenciones

Si además desea recibir las novedades de los Heraldos del Evangelio en su hogar o trabajo complete los siguientes datos:

Teléfono (Opcional)

Dirección (Opcional)

comparta:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *