Lourdes, milagro de la misericordia de María

Vigilancia y oración
febrero 10, 2019
Es necesario orar siempre
febrero 17, 2019
Lourdes, milagro de la misericordia de María

Con el fin de sumarnos al júbilo de todo el orbe católico, este 11 de febrero, por un nuevo aniversario de las apariciones de la Virgen en Lourdes, recordamos aquí palabras del Dr. Plinio Corrêa de Oliveira*, penetradas de devoción y entusiasmo delante de las incontables maravillas que la maternal clemencia de María Santísima ha prodigado a los peregrinos en el célebre santuario. 

Cuando menos esperaba, la pequeña campesina Bernadette Soubirous fue objeto de una gracia indecible: la Providencia la escogió para ser la vidente a la cual la Santísima Virgen se aparecería, en una gruta de Lourdes. A partir del día 11 de febrero de 1858, las visiones se sucedieron, y fueron el preanuncio de la serie de milagros que no cesaron hasta hoy, dejando la impiedad confundida y enmudecida. Por otro lado, sirvieron de ocasión para una inmensa expansión de la devoción a Nuestra Señora por el mundo entero. Las curas prodigiosas de Lourdes se repetían y se transformaron en un cántico de gloria a la Inmaculada Concepción, dogma promulgado poco tiempo después por el Papa Pio IX.

Nuestra Señora se impone al desprecio de los impíos

Santa Bernadette Soubirous durante el período de las apariciones

Lourdes es, en realidad, una de las más extraordinarias manifestaciones de la lucha de Nuestra Señora contra el demonio, pues esta aparición se dio en el auge de las persecuciones y desprecios movidos por el anticlericalismo del siglo XIX para debilitar la Iglesia. Muchos, acobardados por el respeto humano, fingían no tener más fe. Pocos profesaban claramente la religión católica, y los que no lo hacían, pedían pruebas de ella.
Nuestra Señora aparece entonces y se suceden los milagros, operados con la solicitud y magnanimidad maternales de la Virgen Santísima. De las piedras de la gruta de Massabielle brotó una fuente de agua, que hasta ese momento no existía. Naturalmente, los enfermos, que recurren a todo para aliviar sus dolores, comenzaron a bañarse en esas aguas y – ¡oh! maravilla! – comienzan a curarse en número sorprendente.
Los impíos no queriendo dar el brazo a torcer, inmediatamente elevan la voz, y afirman no tratarse de enfermedades auténticas y, por tanto, no lo eran tampoco las curas. No podía haber milagro, porque la veracidad de estos los desmontaría. A fin de eliminar cualquier duda y hacer triunfar la insondable bondad de Nuestra Señora, la Iglesia constituyó un centro médico especial, con los recursos más modernos que la ciencia tenía, para analizar y comprobar las enfermedades antes que los enfermos se bañasen. Munidos del certificado, ellos entraban en las aguas y poco después salían – varias veces, no siempre – cantando las glorias de Nuestra Señora, porque habían obtenido la curación. Los médicos realizaban un nuevo examen y, según el caso, declaraban que no había explicación científica para el restablecimiento del enfermo.
En el transcurso de los meses y de los años las curaciones se fueron multiplicando, y la piedad católica constituyó todo un expediente sobre esta maravillosa manifestación de la compasión de Dios hacia los hombres.
En el transcurso de los meses y de los años las curaciones se fueron multiplicando, y la piedad católica constituyó todo un expediente sobre esta maravillosa manifestación de la compasión de Dios hacia los hombres.

Tres actitudes de María frente al dolor humano

Estos milagros, así como todos los acontecimientos de Lourdes, son ricos en enseñanzas para nosotros. La más valiosa de estas lecciones será, tal vez, acerca del sufrimiento.
Vemos en Lourdes tres actitudes de la Providencia y, por tanto, de Nuestra Señora ante el dolor humano. Dentro de la perfección de los planes divinos, tales procedimientos tienen su razón de ser, a pesar de parecer contradictorios.
Por un lado, llama la atención la pena que Nuestra Señora tiene de los padecimientos de los hombres, y cómo, en una extraordinaria manifestación de su insondable bondad materna, atiende a sus ruegos y practica milagros para curar sus cuerpos.
Por otra parte, Nuestra Señora tiene también compasión de las almas, y para probar que la Fe Católica es verdadera, practica milagros para operar conversiones.

Réplica de la Gruta de Massabielle, en Montevideo, Uruguay. Todos los 11 de febrero recibe una gran cantidad de peregrinos.

Pero existe una tercera realidad en Lourdes, no menos significativa que las anteriores: son los innumerables enfermos que para allá se dirigen y vuelven sin el tan anhelado restablecimiento. ¿Por qué misteriosa razón Nuestra Señora devuelve la salud física a unos y no la devuelve a otros? ¿Cuál es la razón más profunda de eso?
Creo que esta ausencia de curación puede ser tomada como uno de los más maravillosos milagros de Lourdes, si consideramos que para la inmensa mayoría de las almas, el sufrimiento y las enfermedades son necesarios para santificarse. Es por medio de esas pruebas físicas y morales que ellas alcanzan la perfección espiritual a la que fueron llamadas. Y quien no comprende el papel del sufrimiento y del dolor para operar en las almas el desapego, la regeneración, para hacerlas crecer en el amor a Dios, quizá no entienda que, por regla general, por esa forma los hombres alcanzan la bienaventuranza eterna. Y tan indispensable nos es el sufrimiento para llegar al Cielo, que San Francisco de Sales no dudaba en calificarlo de “octavo sacramento”. Ahora bien, Nuestra Señora actuaría entonces contra el interés de la salvación de las almas, si las libra de todas las enfermedades. Claro está, a determinadas personas, por circunstancias y designios especiales, de algún modo conviene sustraerles el sufrimiento. Son excepciones. La mayoría de los que van a Lourdes vuelven sin haber obtenido la cura. Y en esto podemos ver cómo la Santísima Virgen, tan misericordiosa, sin embargo respeta la voluntad divina en lo que se refiere a los sufrimientos humanos.

Milagros de la caridad cristiana

Dr. Plinio Corrêa de Oliveira

Pero, como la Madre que ayuda a los hijos a llevar sus cargas, Nuestra Señora en Lourdes concede al enfermo tal conformidad con el padecimiento, que no se tiene noticia de alguien que, estando y no siendo curado, se resintiera. Por el contrario, las personas regresan a sus lugares inmensamente resignadas, satisfechas de haber podido hacer su visita a la célebre gruta de los milagros, y contemplar la bondad de María hacia otros infortunados que no ellas.
Hay incluso el hecho de no pocos enfermos, oriundos de los más lejanos países de la Tierra, viendo en Lourdes la presencia de personas más necesitadas de curación que ellos, decir a la Virgen estar dispuestos a renunciar al propio restablecimiento, desde que Ella lo conceda a aquellos. Es decir, aceptan el sufrimiento y la enfermedad en beneficio del otro. Este es un verdadero milagro de amor al prójimo por amor a Dios.
Milagro moral arrancado a la debilidad humana; el milagro más estupendo que una cura propiamente dicha.
Si es bella esa resignación, más bonita aún es la generosidad cristiana de las monjas de un convento de clausura cerca de Lourdes. Son contemplativas recogidas que tienen el propósito de expiar y sufrir todas las enfermedades, a fin de obtener para los cuerpos y almas de los incontables peregrinos las gracias y favores que éstos van allí a suplicar. De manera que nunca piden su propia curación y aceptan todas las enfermedades que la Providencia disponga caer sobre ellas, en beneficio de aquellos peregrinos. Si Dios acoge sus ofrecimientos, llevan a veces una vida entera de pruebas o mueren de una muerte prematura, con la intención especial de hacer bien a las otras almas.
Ante este heroísmo, me pregunto: ¿hay algo en la Tierra más digno de admiración?
No conozco. ¿Qué valor tienen, riquezas opulentas, extraordinarios dotes y cualidades naturales, grandezas de cualquier especie en el concepto humano, cerca del holocausto de una de esas monjas ignoradas por el mundo? Puñaditos de barro, y nada más.
Cuando echamos una mirada a nuestro alrededor, cuando consideramos las miserias de la naturaleza humana decaída por el pecado original, comprendemos que semejantes actos de abnegación se hallan tan distantes de nuestro egoísmo y causan una tal repulsa a nuestro amor propio, que constituyen de hecho un milagro más grande que todas las espectaculares curas verificadas en aquel santuario mariano.

La mayor enseñanza de Lourdes

Y entonces comprendemos la gran enseñanza de Lourdes. No es la apologética, tan inmensa, tan importante. Pero es la de la aceptación del dolor, del sufrimiento, y hasta de la derrota y del fracaso si es preciso.
Alguien objetará: “Es muy difícil resignarse a cargar el dolor de esa forma”.
La respuesta la encontramos en la agonía de Nuestro Señor Jesucristo, en el Huerto de los Olivos. Puesto delante de todo el sufrimiento que le aguardaba, Él le dijo al Padre Eterno: “Si es posible, aleje de mí este cáliz. Pero sea hecha tu voluntad y no la mía”. El resultado es que vino un ángel a consolar a nuestro Señor.
Esta es la posición que cada uno de nosotros debe tener frente a sus dolores particulares: si es posible, sean alejados de nuestro camino. Pero se haga la superior voluntad de Dios y no la nuestra. Y a ejemplo de lo que se dio con Jesús en el huerto, la gracia también nos consolará en las pruebas que María Santísima permite se abatan sobre nosotros.
Tengamos, pues, coraje, ánimo, comprensión del significado del sufrimiento y alegría por sufrir: estamos preparando nuestras almas para el Cielo.

*Extraído de conferencias en 6/2/1965 y 10/7/1972

comparta:

1 Comment

  1. Juana de León dice:

    ¡Maravillosos comentarios sobre la misericordia de la VIrgen para con todos sus hijos! ¡Gracias Madre nuestra!/*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *