¿Cómo será el día después del coronavirus?
abril 20, 2020
Los apóstoles de los últimos tiempos: dóciles al soplo del Espíritu Santo, esclavos de la Virgen
mayo 19, 2020

Una unión plena de amor

Año XVIII, nº 201, Abril 2020

 

Sumario

1.- Escriben los lectores
2.- La única solución verdadera (Editorial)
3.- La voz de los Papas – “Paz a vosotros”
4.- Comentario al Evangelio – Ver, reconocer y amar al Señor
5.- “Vuestros nombres están escritos en el Cielo”
6.- Santa Catalina de Siena – Vivió en la tierra como si estuviera en el Cielo
7.- La escena del Huerto se repite…
8.- Santa Bernadette y “la necedad de la cruz”
9.- San Juan Bosco y la epidemia de cólera de 1854 – La fuerza de un varón de fe
10.- María Santísima en el misterio de la Resurrección del Señor – El triunfo de la fe marial
11.- Luces de la intercesión de Dña. Lucilia – Reflejo del maternal amor de María Santísima
12.- Heraldos en el mundo
13.- Sucedió en la Iglesia y en el mundo
14.- Historia para niños… El triste final de una envidiosa perla
15.- Los santos de cada día
16.- Proclamando en las calles la victoria de la cruz

 

Voz de los Papas

 Fidelidad y firmeza

Deseáis sólo la paz, buscáis insistentemente la paz,
pero no la encontráis: ¿por qué? Porque la buscáis donde
no está y no puede estar. Nadie puede disfrutar de la
verdadera paz si no se ha reconciliado con el autor
de esa paz, consigo mismo y con el prójimo


Comentario al Evangelio – III Domingo de Pascua

Ver, reconocer y amar al Señor

Msgr-João-Scognamiglio-Clá-Dias

Mons. João S. Clá Dias, EP

El propio día de la Resurrección dos discípulos deciden
abandonar el Cenáculo. El divino Maestro le sale al
encuentro, enseñándonos cómo debemos convivir con
Él por medio de la fe y del amor


Vivió en la tierra como si estuviera en el cielo

Siendo consejera de Papas, mística y profetisa, marcó el rumbo de la Historia. Su vida, impregnada por una inefable convivencia con lo sobrenatural, se consumó en el elevadísimo vínculo de amor a Dios a través de su ofrecimiento como víctima por la purificación de la Iglesia


Plinio Correa de Oliveira

La escena del Huerto se repite…

Si perseguir a la Iglesia es perseguir a Jesucristo y si hoy también la Iglesia es perseguida,
entonces Cristo es perseguido. La Pasión del Señor se repite de algún modo en nuestros días


Historia para niños… o para adultos llenos de fé

El triste final de una envidiosa perla

Éramos grandes amigas, pero poco a poco se fue volviendo amarillenta, sucia y rugosa. Dejó de ser una perla blanca como yo. Comprendí entonces de qué mal sufría
aquella antigua compañera mía…

Tras presenciar los magníficos milagros que el divino Maestro había realizado, lo vieron apresado, flagelado, preterido en favor de Barrabás, levantado en el madero de la cruz entre dos malhechores y muerto ante un generalizado repudio. Esos elegidos por el Padre para ser los heraldos no sólo de la Pasión, sino también de la Resurrección, necesitaban ver al Mesías en su sagrado cuerpo glorificado. Su incredulidad, culposa o no, ha de ser tenida como extremamente ventajosa para nosotros: “Para que también vosotros creáis”
(Jn 19, 35). En su sabiduría eterna e infinita, la Providencia divina había concebido a esos insuperables testigos, a esos primerísimos heraldos del Evangelio. Para nosotros vieron, fueron puestos a prueba, creyeron, escribieron. Y ahora nos ha llegado el turno de dar nuestro testimonio y, si no creemos,
no tendremos excusa alguna. Estamos destinados a
la bienaventuranza de creer sin haber visto para que,
así, podamos entrar en la vida eterna.

Mons. João Scognamiglio Clá Dias )  


¡Suscríbase!

Si desea recibir mensualmente un ejemplar de la Revista Heraldos del Evangelio en su hogar haga clic en el botón.

¡Suscribase!

comparta:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *