San Pío X, el único Papa canonizado en el siglo XX – el león contra la herejía modernista

La Asunción de María
agosto 16, 2020
La esclavitud de amor a Nuestra Señora
septiembre 13, 2020
San Pío X, el único Papa canonizado en el siglo XX – el león contra la herejía modernista

El 21 de agosto se conmemora al gran Giuseppe Sarto, aquel que ninguno tenía como candidato al papado.

Resumir la vida de San Pío X en pocas líneas es imposible, por la cantidad enorme de sus realizaciones y de los hechos interesantes de su existencia. Nos limitaremos entonces a dar pocas pinceladas de algunos de los hechos más insignes del gran Giuseppe Sarto.

Nace José Sarto en Riese, cerca a Venecia, en 1835.

Párroco, canónigo, obispo de Mantua, y Cardenal Patriarca de Venecia, en cada uno de esos cargos duró 9 años.

Nunca se imaginó que sería elegido Papa

Cuando muere León XIII, va a Roma al cónclave, con la benevolencia que lo caracterizaba. Ninguno lo consideraba candidato al Solio de Pedro, y él menos que todos.

Los Cardenales eligieron al Cardenal Rampolla, pero apelando a una antigua tradición, el Cardenal de Checoeslovaquia presentó el veto del emperador de Austria a ese candidato. Fue entonces que los votos fueron confluyendo hacia el Cardenal Sarto, que solo aceptó cuando una comisión de cardenales lo convenció que no aceptar el nombramiento era no aceptar la voluntad divina. Fue elegido Papa –en medio de sus lágrimas– el 4 de agosto de 1903. Decía que aceptaba el papado como la Cruz.

Asume el pontificado en un momento en que verdaderas herejías corren por los medios católicos. El cordero se transforma en león, sin perder nunca su talante bondadoso, y Pío X, el único Papa canonizado en el S. XX, lucha con heroísmo contra esos errores.

11 años fue Papa San Pío X. Su lema era Instaurare omnia en Christo, Restaurar todas las cosas en Cristo. Más de 3.000 documentos oficiales son emitidos por él en esa intención.

Lucha contra los errores internos

Algunos ejemplos de sus obras son la reforma de la Curia Romana; la fundación del Instituto Bíblico; la construcción de seminarios centrales y promulgación de leyes para una mejor disciplina del clero; una nueva disciplina en materia de primera comunión y comunión frecuente; la restauración de Música sagrada.

Pero por sobre todo la lucha contra las herejías en la Iglesia agrupadas bajo el nombre de modernismo; y también su defensa de la libertad de la Iglesia en Francia, Alemania, Portugal, Rusia y otros países.

Igualmente es digna de mención por el ingente trabajo que implicó, la recopilación hecha en el Código de Derecho Canónico. También favoreció de muchos modos el estudio del Catecismo.

Su carta encíclica Pascendi Dominici gregis, (sobre las doctrinas de los modernistas), pasará a la historia como el bastión que esclarece la verdadera doctrina católica contra los errores que abiertos unos sutiles otros quisieron oscurecerla, y que de ahí en adelante se estrellan contra esa firme muralla.

Murió el 21 de agosto de 1914.


Redacción (20/08/2020 21:01, Gaudium Press)

comparta:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *