Acuerdo entre Cardenal Damasceno y padres de menores en los Heraldos del Evangelio: Un “parte jurídico de tranquilidad”
noviembre 16, 2021
“Un excelente modo de homenajear a Cristo Rey, es consagrarnos a la Santísima Virgen como Reina de nuestros corazones”
noviembre 23, 2021
Solemnidad de Cristo Rey

La Iglesia, manifestación suprema del reinado de Cristo.


El júbilo y hasta la emoción, penetran nuestros corazones cuando contemplamos estas inflamadas palabras de San Pablo: “Cristo amó a la Iglesia y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, purificándola en el bautismo de agua por la Palabra, para presentar a sí mismo esta Iglesia gloriosa, sin mancha ni arrugas ni nada semejante, pero santa e inmaculada” (Ef 5, 25-27).

Sin embargo, al analizar la Iglesia militante, en la cual hoy vivimos, con mucho dolor encontramos imperfecciones –o peor aún, faltas veniales-, dándole opacidad a esa gloria mencionada por San Pablo. Entre las llamas ardientes del Purgatorio está la Iglesia sufriente, purificándose de sus manchas. E incluso el triunfante tiene sus lagunas, porque, a excepción de la Santísima Virgen, las almas de los bienaventurados se fueron al Cielo dejando sus cuerpos en estado de corrupción, donde esperan el gran día de la Resurrección.

Por lo cual, la “Iglesia gloriosa e inmaculada”, manifestación suprema de la Realeza de Cristo, aún no alcanzó su plenitud. ¿Cuándo triunfará Cristo Rey? ¡Solamente después de ser derrotado el último enemigo, la muerte! Por la desobediencia de Adán, el pecado y la muerte entraron en el mundo y por la Preciosísima Sangre Redentora, Cristo infunde en las almas su gracia divina y ahí ya se da el triunfo sobre el pecado. Pero la muerte será vencida con la Resurrección en el fin del mundo según nos enseña el propio San Pablo:

“Porque es necesario que Él reine, ‘hasta que ponga todos los enemigos debajo de sus pies’. Ahora bien, el último enemigo en ser destruido, será la muerte, porque Dios, ‘sujetó todas las cosas debajo de sus pies’” (I Cor 15, 25-26).

Nuestra Señora Reina

Cristo Rey, en virtud de la Resurrección que Él efectuará, sacará a la Humanidad entera de las garras de la muerte e iluminará a los que purgan en las regiones oscuras. Cristo es Rey por ser Hombre-Dios y recibió poder sobre toda la Creación en el momento en que fue engendrado.

De ahí que se pueda deducir que en el purísimo claustro materno de la Virgen María tuvo lugar la sublime ceremonia de la unción real que elevó a Cristo al trono de Rey natural de toda la humanidad. El Verbo asumió nuestra humanidad de María Santísima, y ​​así adquirió el estatus jurídico necesario para ser llamado Rey, con toda propiedad. Fue también en este mismo acto que la Santísima Virgen pasó a ser Reina. Una sola solemnidad nos trajo un Rey y una Reina.

Ahora sí, estamos aptos para entender y amar profundamente el significado del Evangelio de esta solemnidad. La respuesta al pueblo y a los príncipes de los sacerdotes que sometían al escarnio a Jesús: “Salvaste a los otros, sálvate a sí mismo, si eres Cristo, el escogido de Dios”, como también los propios soldados romanos en sus insultos: “Si eres el Cristo, sálvate a ti mismo”, transluce claramente en las premisas expuestas hasta aquí.

Ellos eran hombres sin fe y desprovistos del amor de Dios, juzgando los acontecimientos en función de su egoísmo y por eso llevados a olvidarse de sus limitaciones. Ciegos de Dios, desde hace mucho tiempo alejados de su inocencia primera, perdieron la capacidad de discernir la verdadera realidad existente por detrás y por encima de las apariencias de derrota que rodeaban el Rey eterno traspasado de dolor sobre el madero, despreciado por las blasfemias de un mal ladrón. No se recuerdan más de los portentosos milagros obrados por Él, ni de sus palabras: “¿Juzgas por ventura que Yo no puedo rogar a mi Padre y pondría ya a mi disposición doce legiones de ángeles?” (Mt 26,53). Sí, si fuese por su voluntad, en una fracción de segundo podría revertir gloriosamente aquella situación y manifestar la omnipotencia de su realeza, pero no quiso, como lo hiciera en otras ocasiones: “Jesús sabiendo que vendrían a buscarlo para coronarlo rey, se retiró de nuevo, Él solo, para el monte” (Juan 6,15).

El Buen Ladrón (San Dimas) a la izquierda

Quien discernió en su substancia la Realeza de Cristo fue el buen ladrón, por haberse dejado tomar por la gracia. Extremamente arrepentido, aceptó compungido los castigos que le eran aplicados, y reconociendo la inocencia de Jesús en lo más profundo de su corazón, proclamó los secretos de su conciencia para defenderlo de las blasfemias de todos: “¿Ni tú temes a Dios, estando en el mismo suplicio? En cuanto a nosotros, se hizo justicia, porque recibimos los castigos que merecían nuestras acciones, pero éste no hizo mal alguno”. He aquí la verdadera rectitud. Primero, humildemente tener dolor de los pecados cometidos; luego, con resignación abrazar el castigo respectivo; y finalmente, venciendo el respeto humano, lucir bien alto la bandera de Cristo Rey y suplicarle: “¡Señor, acuérdate de mí, cuando entres en tu reino!”

Tengamos siempre muy presente que sólo por los méritos infinitos de la Pasión de Cristo y auxiliados por la poderosa mediación de la Santísima Virgen nos tornaremos dignos de entrar en el Reino.

Siguiendo los pasos de la conversión del buen ladrón, podremos esperar con confianza un día la voz de Cristo Rey diciéndonos también a nosotros: “En verdad os digo: hoy estarás conmigo en el Paraíso”.

por Mons. João Scognamiglio Clá Dias, EP

comparta:

1 Comment

  1. Andrea M. Suárez dice:

    Como siempre: excelentes y sabias palabras de Monseñor Juan Clá, en este caso sobre la solemnidad de Cristo Rey, que celebraremos el próximo domingo. Muchas gracias por publicar./*

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Desea recibir mensajes de Fe?