El templo ‘galpón’, el centro comercial y una iglesia celestial

Un vínculo que perdura y se fortalece
abril 11, 2019
Quien quiera venir en pos de mí, que se niegue a sí mismo, que cargue su cruz y me siga.
abril 15, 2019
El templo ‘galpón’, el centro comercial y una iglesia celestial

Nos contaba por estos días un amigo que después de buscar con ansia y hasta una cierta desesperación, encontró en su ciudad un sacerdote que hace unas homilías muy buenas, y que eso se le convirtió en un gran hallazgo, pues parece que no son tan frecuentes donde él está.

Entretanto, después de hacer el sincero y nutrido elogio del presbítero, mi conocido se quejó suave pero profundamente de la pobreza y simpleza del templo: “Es un galpón”, me decía. Que no había casi nada que ayudase a los sentidos a considerar la grandeza de lo que allí se realizaba: el máximo sacrificio renovado del Calvario; no había casi nada que manifestase a la carne del hombre que este se hallaba ante el Rey de Reyes y Señor de Señores, el Santísimo Sacramento del Altar. Creo que no va a ser fácil que mi amigo siga yendo a esa iglesia, pues si la fe y la razón son atendidas, no lo es tanto así la sensibilidad, y resulta que el hombre no es solo razón y voluntad, sino también sensibilidad.

Qué comparación podríamos hacer con un shopping center, donde todo está hecho para obnubilar y esclavizar a los sentidos, ‘obligando’ y consiguiendo muchas veces que el visitante subyugado adquiera el producto que se ofrece, además que vuelva al Centro Comercial.

Es que no somos ángeles. Y aunque somos harto inferiores a los ángeles, el poseer cuerpo nos da una cierta superioridad sobre los espíritus angélicos, en el sentido de que resumimos en nuestros seres los diferentes órdenes de la creación: el angélico, el animal, el vegetal y el mineral, y por ello podemos ser más simbología del orden del universo. Tenemos algo de ángel, pero también somos cuerpo, animal, vegetal y mineral. Y las tendencias o facultades de origen corporales, como imaginación, fantasía, sensibilidad, también piden por ser atendidas.

Escuchándolo, a nuestro amigo, nos decíamos interiormente que de hecho deberíamos dar gracias por poder asistir a un templo como el de abajo, en el que también por demás los sermones son bien buenos.

El colorido de la arquitectura gótica habla de la alegría de la redención, y de la resurrección del Señor. Es un colorido abundante, que da energía al alma pero que no desordena. Abigarrado, pero no desordenado. Un colorido que aunque copioso no hastía, no pesa, no nos torna pesados, sino que nos eleva a la consideración de las realidades celestiales, y a la esperanza en la otra vida y en el auxilio de Dios en esta. Un colorido que hace que ya en el atrio se queden buena parte de las penas pesadas y grises de esta existencia humana. Un colorido que nos anima y nos prepara para la confesión, para reconocer ante el sacerdote con ánimo humilde, pero no abatido nuestras culpas, pues allí seremos redimidos y no condenados.

El rosetón con el centro de M y Sagrados Corazones fácilmente nos remite a la Virgen, por la esperanza y acogida materna que nos brinda, por los tonos azulados que hablan de reino estable, delicado, gaudioso y sereno, por la propia forma de rosa que recuerda a la Rosa Augusta de la Creación, su más fina Joya, Nuestra Señora.

La capilla del Santísimo Sacramento es también celestial.

En ella los propios colores de los mármoles reemplazaron el colorido de la pintura, y acompañados de los tonos que emiten los vitrales hacen que el adorador enfoque su espíritu en el Dios omnipotente y Autor de toda la Creación que está protegido en el Sagrario. La pompa de la Capilla nos recuerda que el que allí se encuentra es el Mismo que hizo los colibríes y los volcanes, los mares de mil colores y también los huracanes.

***

Es claro, lo más importante es la renovación incruenta del sacrificio cruento del Calvario. Y los misioneros que abandonaron las comodidades de sus estancias para ir a ofrecer la eucaristía a los cuatro rincones de la Tierra, con mucha frecuencia tenían como bóveda solo el azul infinito del cielo. Y eso es altísimamente meritorio.

Pero que algo sea lo más importante no significa que sea lo único. Y un bello templo, sin duda favorece muchísimo la piedad y devoción de esos hombres de carne que somos nos. Bellos templos + piadosos y buenos sermones + facilidad de benévolas confesiones: trilogía atrayente, imán para el fiel.

Por Saúl Castiblanco

comparta:

3 Comments

  1. Felipe L. Sáez dice:

    Felicitaciones por tan bonita nota. Coincido enteramente con el autor, porque es importante que nuestros templos católicos sean atractivos, al igual que las prédicas y la acogida de los sacerdotes.

  2. Felipe L. Sáez dice:

    Da gusto ver una iglesia tan bonita, en contraste con cada cosa que hay por ahí. He leído algunas noticias donde se comenta que está habiendo una potente tendencia a construir templos con estilos que habían sido olvidados o puestos de lado./*

  3. Pablo Díaz dice:

    Estupendo análisis. Una trilogía genial. Templos hermosos, mucha devoción y piedad que se traslucen en prédicas excelentes y motivadoras, todo ésto acompañado de un ardiente deseo de hacer bien a las almas en múltiples formas: confesiones, buenos consejos, apostolado, etc…
    Me encanta está orden religiosa!
    Esos templos que construyen son un puente al cielo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *